El ojo de halcón y la mano de terciopelo

El regreso del Momento decisivo
Parte 1

Italy

Lo más probable es que nunca lo hayas visto, pues es muy escaso, pero si has buscado alguna vez inspiración para tus fotografías seguramente lo conoces: El momento decisivo; el libro en el que Henri Cartier-Bresson (el padre del foto reportaje moderno) nos expone el método y filosofía de fotografía documental que influyó en figuras como Steve McCurry y Sebastiao Salgado.

A pesar de recibir alabanzas de Jean Cocteau, Alexey Brodovitch y Joan Miro, el libro no se vendió muy bien así que sólo se imprimió un tiraje corto en 1952. Con todo y su escasez el libro contenía una visión de claridad tal que sigue siendo, a la fecha, el libro más influyente sobre fotografía.

Bien, después de 62 años el libro ha vuelto a la prensa en una buena edición facsimilar y ya no habrá que gastar 1,000 dólares por un ejemplar usado.

El momento desicivo

La portada del libro fue pintada por Matisse; qué paradoja: un pintor ilustrando un libro de foto.

Yo tampoco he visto el libro pero, como la mayoría de los aficionados a la fotografía, he visto muchas de las imágenes regadas por ahí (ahora incluso las puedes encontrar todas juntas en el sitio web de Magnum).

Afortunadamente tengo una transcripción del ensayo que acompaña el libro. El ensayo define la filosofía y método de fotografía documental de Henri, que es sobre lo que voy a escribir en este y otros dos artículos citando y comentando el dichoso ensayo:

 

El reportaje fotográfico

“Los elementos que, juntos, pueden hacer brotar chispas de un tema, generalmente se encuentran dispersos (en términos de tiempo o espacio) y juntarlos por la fuerza es “montar la escena”, y siento que eso es trampa. Pero si es posible hacer fotos del “corazón” así como de las partes dislocadas del tema, esto se vuelve un foto reportaje.

…El foto reportaje implica una operación coordinada del cerebro, el ojo y el corazón. El objetivo de esta coordinación es representar el contenido de algún evento que se encuentra en el proceso de desencadenarse, y comunicar impresiones del mismo…

…Los fotógrafos tratamos con cosas que se desvanecen continuamente, y cuando se han desvanecido, no hay artilugio en el mundo que pueda hacerlas volver…

…Nuestra tarea es percibir la realidad y casi simultáneamente registrarla en nuestra libreta, que es nuestra cámara. No debemos intentar manipular la realidad mientras disparamos ni debemos manipular los resultados en el cuarto oscuro”

Selección de imágenes del ensayo “Unión Soviética” de Henri. Henri fue el primer fotógrafo occidental al que se le permitió entrar en la URRSS.

El mundo, qué lugar tan sorprendente: está repleto de milagros fantásticos, la mayoría fuera del alcance de nuestros ojos… pero no hay qué temer, pues el fotógrafo está afuera para traer estas maravillas al alcance de nuestras manos. Esa es la misión del foto reportaje: “sacar chispas de un tema” que está fuera del alcance de la mayoría de nosotros, tal vez oculto a plena vista.

Aun así para Henri la importancia de representar la realidad en la fotografía no es únicamente causar asombro y va mucho más allá de las implicaciones éticas del periodismo; para Henri la realidad es la puerta del Nirvana.

Henri, como pensador surrealista, consideraba el subconsciente la forma más elevada de entender y experimentar el mundo; así la realidad se convierte en el valor fotográfico supremo para Henri pues únicamente una representación inalterada de la realidad es capaz de crear una verdadera experiencia subconsciente integral.

“La contemplación de las cosas tal como son sin sustitución o imposición, sin error o confusión es en si misma una cosa más noble que toda una bonanza de inventos”
Francis Bacon

Cita seleccionada por Henri en “Pen, Brush and Camera”.
Un documental de Patricia Whatley.

España

Las fotografías de Henri eran la materia prima para la experiencia subconsciente de su audiencia, por eso muchas de sus fotos contienen elementos aparentemente excéntricos con los que buscaba estimular la mente subconsciente.

La difícil tarea de representar un testimonio vibrante, coherente e íntegro de la realidad de un tema se logra capturando serendipitis de forma intencional, el “Azar objetivo” antes de que se desvanezca: la coincidencia inesperada de lo que el individuo busca y lo que el mundo le ofrece.

El ojo de halcón y la mano de terciopelo

El maestro en acción.

“En cualquier foto reportaje que queramos hacer, nos vemos forzados a llegar como intrusos. Es esencial por lo tanto aproximarse al sujeto de puntitas (aún si el sujeto es inanimado). Una mano de terciopelo y un ojo de halcón debemos tener…

…No está bien dar empujones y codazos. Y tampoco tomar fotografías con la ayuda del flash, aun que sea por respeto por la luz real (incluso cuando no la haya)…

…Cuando el sujeto se inquieta de cualquier modo, su personalidad se va a un sitio donde la cámara no la puede alcanzar…”

Nos ha sucedido a todos: para cuando tienes el visor de la cámara en tu ojo el sujeto ya se puso la máscara de la sonrisa fingida para escudarse de la intromisión, ¿y qué se puede hacer entonces?. Posar un retrato, tal como Henri lo dejó claro, es una desviación de la realidad y aun cuando un fotógrafo carismático pueda sacar la personalidad el sujeto de su refugio fotográfico, se estaría “montando la escena”.

Henri sorprendido con la guardia baja; no le gustaba mucho que le tomaran fotos ¿qué se cree?

El título original del libro, Images á la sauvette, significa “imágenes pilladas a prisa”, y describe claramente el método de trabajo ideal para Henri; éste pasó algunos años en África, viviendo como cazador y vendiendo sus presas a los aldeanos. Así desarrolló un fuerte instinto de acecho.

“La fotografía es un gran placer físico para mí, como cazar, excepto que no matamos… El placer es estar vivo y presente aquí y ahora. Sentir el pulso de todo”
Henri en “Pen, Brush y Cámara”. Un documental de Patricia Whatley.
“Piensa en la foto antes y después, nunca durante. El secreto es tomarte tu tiempo. No debes ir muy aprisa. El sujeto debe olvidarte. Luego, sin embargo, debes ser muy rápido.
Henri en “Pen, Brush y Cámara”. Un documental de Patricia Whatley.

Esta habilidad para “pillar” imágenes sin perturbar al sujeto es valorada por Henri como un requisito para el trabajo documental si se pretende representar una contemplación pura de la realidad y para ello es que se necesita una cámara apropiada.

Leica

La primer cámara de Henri fue una Kodak Brownie cuando era niño, más tarde tuvo una cámara de banco y luego experimentó con una cámara compacta cuando visitó África en 1931. Finalmente, cuando volvió a Marsella en 1933, se decidió por una cámara Leica con un lente colapsable de 50mm.

Henri pintó todas las partes cromadas de su cámara de negro y a veces la llevaba debajo de un pañuelo para ser más furtivo. Rara vez cambiaba su lente de 50mm pues esto sólo lo distraería de las acciones a su alrededor y lo señalaría como fotógrafo.

 

Todas las citas sin crédito pertenecen a “El momento decisivo”.

Siguiente post: tema y composición.