Consejos de un editor de National Geographic

¿Qué podemos aprender de una de las personas que encarga y selecciona las fotos para una de las revistas más importantes del mundo?

Hoja de contactos del fotógrafo Elliott Erwitt, titulada Chihuahua. Puedes comprar una copia en el sitio web de Magnum.

Hoja de contactos del fotógrafo Elliott Erwitt, titulada Chihuahua. Puedes comprar una copia en el sitio web de Magnum.

Estamos ya a dos meses y medio del Photofest 2015 y después de reportar los consejos que dio Mauricio Ramos para convertirse en un fotógrafo de National Geographic me pareció buena idea compartir los de Virgilio Valdés; un Director de Arte en NG.

Virgilio trabajó con Mauricio en el artículo “El grano que construyó un hemisferio” de la edición de National Geographic en Español de octubre de 2014. El artículo es parte de una serie sobre el futuro de la comida.

Portadilla del artículo que fue fotografiado por Mauricio Ramos.

Portadilla del artículo que fue fotografiado por Mauricio Ramos.

Cómo se elige al fotógrafo

Todo comienza cuando, varios meses (en ocasiones unos pocos años) antes de que se imprima la revista, se eligen los temas. Desde que nace la idea hasta que se imprime el artículo pasan muchísimas cosas: investigación, expediciones, escritura, edición, fotos, diseño y más.

Entre tantas cosas elegir al fotógrafo no es un detalle menor: hay fotógrafos de insectos, de microscopio, de estrellas, documentales, retratistas, de cuevas, de viajes, etc. Dentro de cada especialidad hay estilos y capacidades diferentes. Por esto es importante especializarnos y promover nuestro trabajo con muchos editores, nunca sabemos cuando saldrá la necesidad de un fotógrafo con nuestro estilo o especialidad.

Se piden portafolios, hay entrevistas y propuestas de trabajo. Por lo general se contratan fotógrafos con al menos cinco años de experiencia profesional.

Las primeras fotos

El fotógrafo puede empezar a trabajar con un borrador del artículo o a veces al mismo tiempo que el escritor.  Habrá una reunión inicial con el equipo editorial en el que se discutirán las necesidades de la revista y el ángulo desde el que se abordará el artículo. Una vez en el campo el fotógrafo de ir reportando avances periódicamente.

400 o tal vez 600 fotografías componen la primer entrega del fotógrafo; claro que para llegar a esta cantidad muy probablemente disparó más de 2,000 o 3,000 imágenes.

Qué fotografiar

¿Cómo se eligen esas primeras cientos de tomas? ¿Qué es lo que busca un editor? ¿Qué le sirve al lector? El principal consejo de Virgilio consiste en fotografiar variaciones.

Fotografiar variaciones es importante por que:

  • Le da alternativas al editor. Al editar y diseñar la presentación final de un artículo surgen problemas de espacio y el diseñador puede necesitar alternativas de composición y encuadre.

  • Nos permite apreciar al sujeto en distintos momentos y situaciones.

  • Nos empuja a realizar la mejor toma posible.

Variaciones de encuadre

Variar el encuadre nos ayuda a explorar distintos ángulos del sujeto además de ver cómo se relaciona con su entorno. También ayuda a crear alternativas para el diseño de página pero lo más importante es que explorar encuadres nos ayuda a contar una historia. Toda historia, como en una película, necesita tres tipos de imágenes:

  1. Las que establecen la escena: nos dicen dónde estamos, qué hay en ese lugar y en términos generales qué sucede. Para estas imágenes trataremos de mostrar imágenes amplias con mucho contexto, un lente gran angular (28mm o más amplio) nos ayuda pero no es requisito.

  2. Las que nos hablan del sujeto: nos dicen quién es protagonista, cuál es su historia y qué cosas hace. Estas imágenes se centran generalmente en las personas y su entorno inmediato, un lente “normal” entre los 35 y 50 mm es ideal.

  3.  Las que nos muestran los detalles: destacan aquellos aspectos fundamentales o decisivos para la historia, o tal vez momentos que nos permiten ver una escena más íntima. Un lente telefoto corto, de 50 a 135 mm suele ser el más apropiado aunque no hay reglas al respecto.

Variaciones de hora y luz

Conforme pasan las horas del día la luz puede cambiar totalmente pero también cambian la apariencia y las actividades de las personas, plantas y animales. Al fotografiar en diferentes momentos del día podemos apreciar más íntimamente al sujeto y tener alternativas de iluminación.

Variaciones de color

La gama de colores de un proyecto puede llegar a volverse monótona, es importante buscar composiciones que muestren variaciones de color para mantener el interés en la serie.

Variaciones de sujeto

Un proyecto también puede volverse monótono si nos aferramos a fotografiar únicamente al sujeto principal. Fotografiar a los personajes secundarios, o a los objetos, o a los espacios del personaje cuando este no se encuentra pueden revelar tanto sobre una historia como el sujeto mismo, además de darnos la oportunidad de crear imágenes más variadas y atractivas. Busca sorpresas.

Otros consejos

Sé invisible

Cuando te presentas en una escena la alteras para siempre; puede ser de forma insignificante, si somos cuidadosos, pero también podemos arruinarla. El fotógrafo debe presentarse de forma discreta, procurando pasar inadvertido para poder capturar una visión lo más fiel posible a la realidad, tal vez un momento decisivo.

Muestra el contexto y relaciones

Al fotografíar pregúntate a ti mismo quién es el sujeto, qué quiere, cuáles son sus problemas, qué le pasa. Todo esto se refleja en su alrededor. Muéstralo.

Crea una historia paralela con tus imágenes, no ilustres.

Un consejo difícil de seguir pero que sin duda es la marca de un profesional. No se trata de ignorar el tema y crear una historia diferente, se trata de mostrar las cosas que un texto no puede pero una foto si.

La selección

De ese paquete inicial de 400 o tal vez 600 fotos el equipo editorial y de arte hace una selección de alrededor de 150 o 200 imágenes. Esta selección debe ser revisada por el staff en las oficinas de Washington D.C. y termina siendo de alrededor de 50 o 60. Esa es la colección con la que trabajará el equipo de diseño.  En este momento puede suceder que al fotógrafo le pidan hacer algunas imágenes extra.

Solo un puñado de las imágenes disparadas por el fotógrafo quedarán impresas y muchas veces no serán precisamente sus favoritas. ¿Por qué? Por que el editor debe enfocarse en narrar una historia más que solo en mostrar las imágenes más bonitas.

El resultado

16 imágenes se imprimieron en “El grano que construyó un hemisferio”. En la galería pueden ver la selección final.

© de la galería Mauricio Ramos